ARod, Ramírez, Beltré y Mauer, entre los elegidos en la boleta de Enrique Rojas

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram
ARod, Ramírez, Beltré y Mauer, entre los elegidos en la boleta de Enrique Rojas


En mi boleta del Salón de la Fama de Cooperstown del 2024 marqué a 10 candidatos– el máximo permitido–, incluyendo a los debutantes Adrián Beltré y Joe Mauer, pero también a cinco por los que voté el año anterior, dos que había ignorado por sus confesas violaciones a reglas existentes y uno que retiré de los últimos dos procesos debido a situaciones legales.

Los jardineros Bobby Abreu, Carlos Beltrán, Andruw Jones y Manny Ramírez; los infielders Alex Rodríguez, Todd Helton y Omar Vizquel, y el relevista Billy Wagner se unen al antesalista Beltré y al receptor Mauer en la papeleta que envié esta semana a la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA, por sus siglas en inglés) y al National Baseball Hall Of Fame and Museum.

Debo confesar que, desde que soy votante del Salón de la Fama, esta es la boleta que más angustia me ha provocado, pero, una vez rellené sus casillas, me sentí liberado del enorme peso que me auto impuse hace cinco años.

Para los que no lo saben, en mis primeros cuatro años como votante decidí que, además de los criterios básicos y las recomendaciones del Salón de la Fama, ignoraría a aquellos grandes jugadores que fueron castigados por quebrantar la política de sustancias prohibidas que está vigente en las Grandes Ligas desde el 2004.

Claro que no soy tan tonto como para no saber que en el Salón de la Fama hay varios peloteros, por no decir muchos, que usaron sustancias cuando aún no existía un reglamento que los prohibiera expresamente.

Primordialmente, mi postura se apoyaba en la diferencia de usar esteroides antes y después de la prohibición, además del tapón que tenía la boleta con nombres como los de Barry Bonds, Roger Clemens y Sammy Sosa, entre otros, quienes fueron castigados por los votantes sin haber violado las reglas y, más importante aún, sin hacer algo diferente a otros que ya tienen placas en Cooperstown.

Durante todos estos años, siempre mantuve abierta la ventana de cambiar mi pensamiento, respecto a los culpables y/o sospechosos de haber estado involucrado en algún momento de sus carreras con sustancias para mejorar el rendimiento:

«No me considero guardián de la moral pública, ni pretendo, ni quiero formar parte de alguna forma de inquisición moderna, por lo que me reservo el derecho o de en el futuro cambiar/enmendar/variar mi opinión sobre los jugadores que han sido suspendidos por dopaje o enfrentan cuestionamientos de integridad», escribí en columnas anteriores.

Desde el principio prometí que, bajo ningún concepto, condenaré a un candidato con méritos deportivos por sospechas, prejuicios o discriminación de cualquier tipo, pero al mismo tiempo soy de los que piensan que los seres humanos debemos asumir las consecuencias de nuestras acciones y, por lo tanto, asimilar algún tipo de castigo cuando fuere necesario.

Como también he dicho consistentemente a lo largo de estos años, desde que soy miembro del jurado de la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA), el compromiso de escoger a los recipientes del más alto honor que tiene el béisbol de Estados Unidos es algo que me tomo muy en serio. Votar para Cooperstown, más que un privilegio, es un sueño hecho realidad.

Sin más preámbulo, estos son los méritos de los 10 candidatos que recibieron mi voto en el 2024.

LOS QUE REGRESAN (5)

1- Bobby Abreu: el jardinero derecho no solamente ha sido el pelotero venezolano más completo de todos los tiempos, sino también uno de los más talentosos de su generación. En 18 temporadas, Abreu bateó .291 con 288 jonrones, 574 dobles, 400 bases robadas, 1,453 anotadas, 1,363 impulsadas y 1,476 transferencias.

Abreu fue un jugador de cinco herramientas que en seis ocasiones bateó sobre .300, en nueve superó los 20 jonrones, en seis los 30 robos y en ocho pasó de 100 bases por bolas. En el 2004, el jardinero bateó .301 con 30 jonrones, 47 dobles, 40 robos, 127 boletos, 118 anotadas y 105 remolques.

Uno de los más subestimados de las últimas tres o cuatro décadas (apenas dos veces fue llamado a Juego de Estrellas, una vez ganó el Guante de Oro y una vez el Bate de Plata), Abreu promedió 19 jonrones, 38 dobles, 27 robos y 99 base por bolas por cada 162 partidos en su carrera.

Desde 1980, «El Comedulces» es #18 de Grandes Ligas en porcentaje de boletos recibidos por apariciones al plato entre los jugadores que tuvieron al menos cinco mil apariciones. Su total de bases alcanzadas por hits, boletos y pelotazos (3,949) es el #49 de la historia.

2- Andruw Jones: El curazoleño tuvo una exquisita combinación de defensa y poder.

Jones ganó 10 Guantes de Oro en el jardín central, bateó 434 jonrones y acumuló 67 WAR (versión Fangraphs) en una carrera de 17 años, 12 con los Atlanta Braves. Defensivamente, Jones tiene mayor WAR (24.4) que Willie Mays (18.2), y es el #22 de todos los tiempos, según Baseball-Reference.

Entre todos los jugadores que ganaron al menos 10 Guantes de Oro, solamente Mays, Ken Griffey Jr. y Mike Schmidt sacaron más pelotas del parque que Jones. Todos ellos son miembros del Salón de la Fama.

Jones bateó .254, pero superó los 20 jonrones en 10 ocasiones, empujó 100 o más cinco veces, anotó 100 o más cuatro veces y se robó 20 o más bases en cuatro temporadas. En total pegó 853 extrabases, robó 152 bases y tuvo más de 1,200 anotadas y 1,200 impulsadas, con un OPS de .823.

3- Billy Wagner: Cuando se compara a los mejores relevistas de la historia, incluyendo los que ya fueron instalados en Cooperstown, Wagner luce como que merece un puesto en la mesa.

Un tipo de 5-10 (1.77 m) que pesaba menos de 160 libras (72.5 kg) cuando fue firmado al profesionalismo, logró rescatar 422 juegos, con promedio de efectividad de 2.31 y 11.9 ponches por cada nueve entradas (1,196 K en 903.0 IL) durante una inspiradora carrera de 16 años en Grandes Ligas.

Wagner nunca permitió más de ocho jonrones en una temporada, limitó a la oposición a 6.0 hits por cada nueve entradas y abanicó a 1,196 de los 3,600 bateadores que enfrentó.

Wagner (853 apariciones y 903.0 innings) tuvo una carrera relativamente corta, pero fue extraordinariamente efectivo y de eso se trata el Salón de la Fama, de premiar a los mejores.

4- Todd Helton: En una carrera de 17 años con los Colorado Rockies, el inicialista bateó .316 con 369 jonrones, 1,406 carreras impulsadas y un impresionante OPS de .953. Jugar toda la vida en el aire ligero de Denver es el mayor argumento contra Helton, pese a que bateó .287 con superbo OPS de .855 en 4,612 apariciones en la ruta.

Además, Helton fue más que un simple aprovechado del Coors Field. Su OBP de .414 de por vida es producto de una extraordinaria disciplina. Entre los jugadores con más de nueve mil apariciones en los últimos 75 años, Helton (1,335 boletos y 1,175 ponches) es uno de 33 con más base por bolas que ponches. Un cinco veces Todos Estrellas con cuatro Bate de Plata y tres Guante de Oro, Helton merece ir al Salón de la Fama.

5- Carlos Beltrán: El jardinero puertorriqueño fue uno de los peloteros más completos de las Grandes Ligas durante 20 temporadas con siete equipos, principalmente Kansas City Royals y New York Mets.

Un bateador ambidextro, Beltrán conectó 2,725 hits, incluyendo 565 dobles y 435 jonrones, anotó 1,582 y empujó 1,587. Pero también fue un súper eficiente jardinero central que ganó tres Guante de Oro y un excelente corredor que se estafó 312 bases.

Solamente Barry Bonds, Willie Mays, Alex Rodríguez, Andre Dawson y Beltrán batearon más de 400 jonrones y robaron más de 300 bases. En los lideratos históricos, Beltrán, quien acumuló más de 70 WAR, es número 34 en bases totales (4,751) y 25 en extrabases (1,078).

RESCATADOS (3)

6- Alex Rodríguez: Uno de los genuinos candidatos en la discusión acerca del jugador más completo de la historia, Rodríguez pegó 3,115 hits, incluyendo 696 jonrones, y empujó 2,086 carreras, jugando en el campocorto y la tercera base. Ganó tres veces el premio Jugador Más Valioso y en 10 ocasiones el Bate de Plata y fue invitado a 14 Juegos de Estrellas.

También, fue suspendido por la temporada completa del 2014 debido a su involucramiento en el escándalo de la clínica Biogénesis de Miami, que suplió a jugadores de Grandes Ligas con sustancias prohibidas.

7- Manny Ramírez: El 12 veces Todos Estrellas y bicampeón de la Serie Mundial es considerado por una gran cantidad de sus colegas como el mejor bateador derecho de la historia. Ramírez bateó .312 con 555 jonrones y 1,544 carreras empujadas en 19 temporadas.

El quisqueyano fue tan bueno que acumuló un OPS+ (154) superior al de sus compatriotas Rodríguez (140) y Albert Pujols (145) y al del venezolano Miguel Cabrera (140), los únicos otros bateadores derechos de su generación que podrían desafiarle.

Pero Ramírez fue suspendido dos veces por violar la política antidopaje de MLB.

8- Omar Vizquel: En un juego que por mucho tiempo ha subestimado al valor de la defensa, el venezolano Vizquel ha sido uno de los mejores en el arte de parar la pelota.

«Manos de Seda» ganó 11 Guantes de Oro, se retiró como el líder de juegos (2,709) y de porcentaje de fildeo (.984) y séptimo en WAR defensivo entre todos los torpederos de la historia, además de poner tuvo cifras ofensivas decentes (.272 con 404 robos, 1,445 anotadas y 951 impulsadas) durante una sólida y duradera carrera en Grandes Ligas.

Vizquel, quien aparece en la boleta por séptima vez, alcanzó un apoyo del 52.6% en el 2020 para entonces caer a un 19.5% el año pasado, debido a dos casos judiciales que comprometen su integridad moral. En ambos casos, contra su exesposa por violencia doméstica y el de un cargabates con autismo por presunto «comportamiento sexual agresivo», Vizquel logró acuerdos fuera de la corte para terminarlos.

NUEVOS ELEGIBLES (2)

9- Adrián Beltré: El dominicano es el único defensor de la tercera base con más de tres mil hits y más de 450 jonrones en la historia de Grandes Ligas.

Un cuatro veces Todos Estrellas con cinco trofeos Guante de Oro y cuatro del Bate de Plata, Beltré bateó .286 con 477 cuadrangulares, 636 dobles, 1,707 carreras impulsadas, 1,524 anotadas y totalizó 3,166 hits en 21 temporadas con Los Angeles Dodgers, Seattle Mariners, Boston Red Sox y Texas Rangers.

Entre sus colegas de posición, es primero en hits, segundo en eficiencia defensiva y tercero en jonrones.

Sus 93.5 WAR representan la tercera mayor cantidad entre todos los 3B de la historia, solamente detrás de Mike Schmidt (106.9) y Eddie Mathews (96.2), y por encima de Wade Boggs (91.4), George Brett (88.6), Chipper Jones (85.3), Brooks Robinson (78.4), Paul Molitor (75.7) y Ron Santo (70.5), todos miembros de Cooperstown.

10- Joe Mauer: Un receptor seis veces Todos Estrellas con tres títulos de bateo y tres trofeos Guante de Oro, bateó .306 con 601 extrabases, 1,018 anotadas y 55.2 WAR. Mauer fue el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en el 2009 y, en total, jugó 15 temporadas con los Minnesota Twins.

Cuando se aplican todas las métricas de referencia de los mejores catchers de la historia, Mauer entra en la clase que pertenece al Salón de la Fama.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias recientes

Selección del editor

No te pierdas ninguna noticia importante. Suscríbete a nuestro boletín.