"Un facial me hizo descubrir que tenía cáncer"

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram
«Una limpieza facial me hizo descubrir que tenía cáncer»

Días antes de viajar a Sao Paulo, Daiane Lima, una mujer de 27 años, decidió hacerse un facial. No sabía que el procedimiento para limpiar sus poros y reducir la grasa de su rostro la ayudaría a descubrir cáncer de piel.

Lima dice que se hace tratamientos faciales regularmente y, a mediados de 2022, programó nuevamente el procedimiento con una esteticista de Erechim, la ciudad donde vive. Sin embargo, después del procedimiento, dice que notó que el área cerca de su nariz estaba sensible.

"Después de unos días, había una pequeña herida, pero supuse que era porque me quitaron un punto negro o algo así, y comencé a usar un ungüento curativo", recuerda.

Lima, quien trabaja haciéndose piercings, detalla que en las siguientes semanas la herida se curó, pero luego no desapareció por completo. Estuvo así durante poco más de un mes. Y fue después de sangrar que se dio cuenta de la herida.

“Me desperté y me sangraba mucho la nariz. Fue entonces cuando decidí pedir cita con un dermatólogo», cuenta.

Leer más: La gastrulación, una misteriosa etapa del embarazo que consideran el "momento más importante de nuestras vidas"

Como no tiene seguro médico, la joven, que trabaja por cuenta propia, tuvo que usar sus ahorros para pagar una consulta privada. Y fue durante su primera visita a su médico que surgió la sospecha de que la llaga en su nariz que no se curó podría ser en realidad un cáncer de piel.

“Cuando el médico me habló de esta posibilidad, me eché a llorar. Piensas en mil cosas. Como era joven y no tenía casos de cáncer de piel en la familia, nunca imaginé que me podía pasar esto. Mi mundo se derrumbó en ese momento", dice la joven.

El resultado de la biopsia confirmó que Lima tenía un carcinoma de células basales, un tipo de cáncer de piel, y que tendría que someterse a una cirugía para extirparlo.

En enero pasado, fue operado y le extirparon parte de la piel de la cara para extirpar el tumor. Necesitaba 27 puntos y estuvo fuera por dos meses. Su diagnóstico también provocó que la joven pospusiera el último semestre de la carrera de Historia.

«Mi vida cambió por completo de un día para otro. No se trata sólo del diagnóstico, sino de todas las consecuencias que conlleva. Además de paralizar la universidad y el trabajo, también está la cuestión de que afecta la autoestima, sobre todo porque mi cáncer está en la cara, un lugar muy visible», relata.

Daiane Lima recibió 27 puntos después de extirpar el tumor.

Además de la marca en la piel, Lima dice que el cáncer también le provocó una crisis de ansiedad y depresión.

"Mi autoestima se ha ido. No podía mirarme en el espejo y evitaba salir. Todos me preguntaban qué había hecho y por qué tenía una cicatriz. No salí de casa durante mucho tiempo". porque no quería que me vieran. Sin mencionar que la gente hace bromas que me lastiman, como llamarme gorda. No tienen idea de por qué mi cuerpo está así", dice, y señala que los medicamentos la llevaron a subir de peso. .

¿Qué es el carcinoma basocelular?

Según el Instituto Nacional del Cáncer de Brasil (Inca), el carcinoma basocelular es el tipo de cáncer de piel no melanoma más frecuente, representando alrededor del 80% de los diagnósticos. Se origina en las células basales de la epidermis y se presenta principalmente como una lesión (herida o nódulo) de bordes rosados, translúcidos o nacarados, que no cicatriza y puede ulcerarse y sangrar.

herida sin curar de cáncer de piel

La herida en la nariz que no sanaba era en realidad cáncer de piel.

«Es un cáncer de piel considerado entre todos los tumores como el más benigno, porque casi nunca dirige las células tumorales a otros órganos. Esto sólo sucede cuando el tratamiento lleva mucho tiempo y el tumor es agresivo, invadiendo el hueso, por ejemplo. Sin embargo, esto es raro", explica Reinaldo Tovo, coordinador del departamento de Dermatología del Hospital Sírio-Libanés de Sao Paulo.

El principal factor de riesgo para el carcinoma de células basales es la exposición directa al sol. Las personas de piel clara son las más vulnerables a la enfermedad, que suele aparecer a partir de los 40 años y en zonas del cuerpo directamente expuestas a la radiación ultravioleta, como la cara, el cuello, la espalda y el escote, por ejemplo. La enfermedad afecta a más hombres que mujeres y es rara en niños, adolescentes y personas de raza negra.

«El principal factor de riesgo es la exposición prolongada al sol, sobre todo durante la infancia y la adolescencia. El sol es un asunto acumulativo, cuanto más sol se toma a lo largo de la vida, mayores son las posibilidades de padecer cáncer de piel en la edad adulta. Quien tiene la piel más clara, esa persona que se enrojece y no se oscurece cuando se expone al sol, también tiene más posibilidades de desarrollar cáncer de piel”, añade Vanessa D’Andretta Tanaka, dermatóloga del Hospital de Amor de Barretos (Sao Paulo). . ).

Diagnostico y tratamiento

El diagnóstico suele ser clínico. El dermatólogo evalúa la lesión de la piel y, en caso de duda, puede realizar una dermatoscopia, que consiste en colocar una lente sobre la lesión para su posterior análisis. Para confirmar el diagnóstico de carcinoma de células basales, se realiza una biopsia.

El tratamiento estándar del cáncer de piel no melanoma es la cirugía, ya que el procedimiento permite un mayor control de los márgenes tumorales, aportando así una mayor garantía de curación. El objetivo de la cirugía es extirpar completamente la lesión y el tejido circundante como margen de seguridad.

Marca en la cara de la cirugía de Daiane.

La cirugía dejó una marca en el rostro de Daiane.

“Este tipo de cirugía suele ser muy segura, ya que la mayoría de las lesiones suelen estar en etapas tempranas, con bajo riesgo de metástasis”, dice Tiago Kenji, director técnico de Dasa Oncología del Hospital Santa Paula, en Sao Paulo.

cuidado preventivo

Algunos cuidados como una buena alimentación, no tomar bebidas alcohólicas, evitar el tabaco y, sobre todo, evitar la exposición excesiva al sol, ayudan a prevenir el cáncer de piel.

“Las personas deben usar protector solar en todas las áreas expuestas y el filtro debe ser apropiado para su tipo de piel, ya sea más joven o más madura, grasa o propensa al acné”, agrega Tovo.

También es importante protegerse usando ropa y accesorios que lo protejan del sol, como camisetas, gorras y sombreros. Si la persona no puede pagar estos artículos, la ropa y los accesorios comunes también ayudan a proteger la piel, siempre que cubran completamente el área.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierdas ninguna noticia importante. Suscríbete a nuestro boletín.