Los cubanos volverán a estudiar ruso

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram
Los cubanos volverán a estudiar ruso

En enero de 1974, el principal jerarca de la Unión Soviética aterrizado en Cuba. "Bienvenido (Leonid) Brezhnev, esta es tu casa"decía una calcomanía que se pegó en muchas puertas de La Habana. Fidel Castrodotado de su rifle con mira telescópica, acompañó en la imagen al Secretario General del Partido Comunista Soviético. Se miraron juntos y triunfantes. Una forma de celebrar las relaciones políticas y comerciales que estaban en su esplendor. La alianza se creía eterna, pero se vino abajo en 1991 con la disolución de la URSS. Casi medio siglo después de aquella visita, La Habana y Moscú vuelven a estar entrelazadas.

Por un lado, la isla atraviesa una crisis de enormes proporciones. Vladimir Putinmientras tanto, encuentra en Cuba un aliado regional en medio de sus invasión de ucrania. Como parte de esta nueva luna de miel, los cubanos volverán a aprender ruso. La Universidad de La Habana prepara clases que serán transmitidas por el Canal Educativo de la televisión a partir de noviembre.

El retorno del lenguaje de Fyodor Dostoevsky a las estructuras educativas fue confirmado por vladimir shkunov, miembro del Consejo de Expertos del Gobierno de Rusia. Ese retorno tiene sólo un valor cultural simbólico si se compara con los tiempos de Castro y la calca de Brezhnev, cuando la mayor de las Antillas había "esclavizado"y miles de cubanos fueron a estudiar a las universidades de Moscú.

nuevos acuerdos

A pesar de ser un curso de idioma limitado, adquiere un significado especial porque coincide con un verdeado del alianza bilateral más de una base completamente diferente a la de la Guerra Fría: Rusia no es comunista y el postcastrismo sólo mantiene jirones deshilachados de la ideología que la constituyó. Tan diferente es el panorama en relación a lo que pudo ocurrir hace casi cuatro décadas que el jefe del Comité Empresarial Cuba-Rusia, boris titovRecientemente llegó a considerar que “Cuba es hoy la Unión Soviética de finales de los 80”, cuando parte de la burocracia sentó las bases para su conversión al capitalismo más feroz.

El Gobierno de Miguel Díaz-Canel atraviesa enormes dificultades: inflación y pobreza creciente, escasez de combustibles y apagones, factores que no hacen más que aumentar el descontento ciudadano que tuvo su gran e inédito hervor social hace dos años. Díaz-Canel, reelecto hace tres meses, se reunió con Putin en Moscú en noviembre pasado, todo un gesto del jefe de Estado cubano de respaldo velado a la política del Kremlin hacia Ucrania. “Tanto Rusia como Cuba están sujetas a sanciones que provienen y tienen su origen en el mismo enemigo”, dijo en esa oportunidad. La isla le debe a su aliado algunos $ 2.3 mil millones. Putin, por su parte, respondió que primero la URSS y luego Rusia “siempre han apoyado y siguen apoyando al pueblo cubano en su lucha por la independencia”.

Luego de esa reunión, se fortalecieron los acuerdos comerciales, que van desde la minería y el agricultura, que incluye la rehabilitación de un ingenio azucarero obsoleto en la provincia de Sancti Spíritus. Además, Moscú se propone entregar algunos 30.000 barriles de petróleo periódicos para reactivar una economía enferma.

el regreso del pasado

Este es el trasfondo del regreso del idioma ruso, de momento, a través de las pantallas. A pesar de la dosis limitada, no hizo más que reavivar los recuerdos de un pasado controvertido. La ruptura con Estados Unidos supuso también en los años 60 una profundo giro cultural. De ser un lugar donde el cine, la moda y la música estadounidenses se consumían casi sincrónicamente, pasó a un nuevo universo marcado por las películas soviéticas y los manuales de marxismo-leninismo de las academias soviéticas. Para Wendy Guerra, autora de 'Todos se van' y 'Domingo en Revolución', actualmente en el exilio, su memoria la llevó a los días en que los dibujos animados de Disney fueron reemplazados por Cheburashka, Masha y el Oso o El Tío Stiopa.

"Los que nacimos en la década de 1970 recitamos '¡Nu, pogodi! (¡Me lo devolverás!) de memoria". Guerra se refiere a la animación dirigida por Vyacheslav Kotyonochkin, que los niños cubanos se sabían de memoria. “Nuestro imaginario infantil se basa en el aprendizaje de las aventuras soviéticas y su extrapolación al trópico. En nuestros códigos afectivos atesoramos las voces y la música de las popularmente llamadas muñecas rusas, utilizadas hoy como resorte icónico, burlesco o nostálgico”.

Ya en los albores de los 90, cuando las relaciones se desmoronaban, el trovador Carlos Varela cantó que no se había criado con 'Superman' y que su televisor era de origen soviético. Por entonces, el joven artista plástico José Toirac pintó irónicamente las fotografías de 'Granma', órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, en clave de realismo socialista. Un adelanto del derrumbe.

La burla del pasado adquiere otro significado en el presente que se acompaña no solo de las innovaciones educativas y la libre circulación del rublo en la isla. "Vladimir Vladimirovich (Putin) tiene una invitación (a Cuba), pero no sé cómo quedarán sus planes", dijo el Embajador de Rusia en La HabanaViktor Koronellim.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierdas ninguna noticia importante. Suscríbete a nuestro boletín.