La guía del ‘supermartes’ de primarias en EEUU en el que arrasarán Biden y Trump

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram
usa

El suspense que suele acompañar al llamado supermartes, la mayor cita electoral en el proceso de primarias de Estados Unidos, está ausente este año. No hay ninguna duda de que el presidente Joe Biden en el lado demócrata y el expresidente Donald Trump en el republicano arrasarán. Darán con ello el mayor salto hacia la confirmación como presuntos nominados para las presidenciales del 5 de noviembre, aunque aún formalmente necesiten sumar algunos delegados más para asegurarse que tienen la mayoría que les garantiza la nominación en la convención de sus partidos en verano.

Como le ha dicho el asesor político y encuestador Frank Luntz a ‘The Guardian’, el supermartes “nunca ha importado menos” que en este 2024 y “está tomada la decisión” que permite dar por segura la reedición del duelo presidencial del 2020.

Pese a esa relativa irrelevancia, la jornada sigue generando enorme atención y, más allá de esos resultados que se anticipan, estas elecciones seguirán dando información y pistas sobre puntos fuertes y débiles de Biden y Trump.

Esta es una guía del día más grande en la campaña de primarias.

En el caso republicano votan 15 estados, que reparten más de un tercio de los delegados que irán a la convención en julio en Milwaukee.

En el caso demócrata, son 16 estados además del territorio de Samoa, con 1.420 delegados en juego para la convención de agosto en Chicago.

De entre esos estados, que incluyen California, Texas, Colorado, Massachusetts y Alabama, solo Carolina del Norte se considera uno de los estados bisagra que acaban resultando definitivos en las presidenciales, y por eso se puede esperar un análisis detallado del voto que recibe allí Biden, que en 2020 ganó a Trump por solo un punto, y de lo que dicen los votantes en las encuestas a pie de urna sobre sus principales preocupaciones y motivaciones.

El expresidente llega al supermartes pletórico. Se ha impuesto en todas las citas previas salvo en Washington DC, donde el fin de semana se impuso Nikki Haley. Y el lunes logró en el Tribunal Supremo un importante triunfo que ha quitado a estados como Colorado autoridad para vetar su presencia en las papeletas por insurrecto.

Dado que varios de los estados del supermartes reparten delegados no por sistema proporcional sino asignando todos al ganador, se anticipa que barrerá. No será suficiente, en cualquier caso, para alcanzar la cifra mágica de 1.215 delegados (la mayoría de los 2.429 totales), que su campaña cree que alcanzará o el 12 o el 19 de marzo.

Los ojos estarán puestos en ver si, como ha pasado en otras citas previas de primarias, los resultados en esta jornada le envían señales preocupantes para noviembre. En concreto, se analizará si sigue yéndole mal con votantes con titulación universitaria y se analizarán los resultados en suburbios, donde es más débil que en pequeñas ciudades y en zonas rurales.

Biden tiene incluso menos competición que Trump, aunque en su caso se mida en las papeletas a otros dos candidatos; el congresista Dean Philips y la autora Marianne Williamson, que pese a haber suspendido su campaña la reactivó tras lograr un 3% en Michigan.

Fue precisamente en Michigan donde Biden enfrentó su mayor reto hasta ahora en las primarias, cuando algo más de 100.000 personas le castigaron con un voto de protesta principalmente organizado para denunciar su política de apoyo a Israel pese a la cruenta guerra que libra en Gaza y la crisis humanitaria que ha desatado.

Aunque en los estados del supermartes no se espera una respuesta similar ni la organización ha sido tan fuerte, hay campañas de protesta en estados como Minnesota, California, Vermont, Colorado y Carolina del Norte.

Biden ofrecerá el jueves su discurso sobre el estado de la Unión y ya hace tiempo que libra la campaña centrándose exclusivamente en el potencial duelo con Trump. Pero citas como las del supermartes permiten también tomar el pulso a los votantes y ver si persisten los problemas de entusiasmo con su candidatura, en parte por las preocupaciones sobre su edad (81 años) y sus capacidades, y de pérdida de apoyos en la coalición que le llevó a la Casa Blanca en 2020, incluyendo entre jóvenes y votantes de minorías.

La victoria del domingo en Washington DC de la que fuera gobernadora de Carolina del Sur es, como mucho, simbólica, pues solo se repartían 19 delegados, pero al menos le permite poner un asterisco al camino arrollador de Trump.

La gran pregunta es qué hará la exembajadora ante la ONU después de este supermartes, si decidirá seguir en la lucha, y qué pasará si abandona con los votantes republicanos moderados e independientes que le han ayudado a obtener porcentajes nada despreciables en New Hampshire (43% ) y Carolina del Sur (40%).

Públicamente Haley solo se había comprometido a seguir plantando cara a Trump hasta esta jornada. Aunque su campaña ha informado de que recaudó 12 millones de dólares en febrero, la candidata también ha empezado a perder el apoyo económico de grandes donantes. Y no tiene anunciados actos de campaña para las siguientes primarias ni ha invertido en anuncios en los estados de las siguientes primarias.

Haley podría tirar la toalla y despejar definitivamente el camino a Trump. Otra cosa es que, si lo hace, vaya a respaldarle, o a animar a sus votantes a hacerlo. El fin de semana dijo en una entrevista televisiva que no se siente atada por el compromiso previo que había adquirido de respaldar al nominado del partido fuera quien fuera, algo que el Comité Nacional Republicano exigió a todos los aspirantes como condición para participar en los debates previos a las primarias (en los que Trump decidió no participar).

Este supermartes en las votaciones también se dirimen carreras de primarias para otras elecciones no presidenciales que en noviembre serán importantes, tanto para el control de las dos cámaras del Congreso como en algunas carreras para gobernador.

Los ojos están especialmente puestos en varios distritos de California en primarias para la Cámara de Representantes, que los republicanos ahora controlan por una exigua mayoría.

También en California hay expectación ante la carrera para ocupar el escaño de la fallecida senadora demócrata Dianne Feinstein. Los dos candidatos con mejores resultados este martes se medirán en noviembre y aunque hasta hace no mucho se pensó que serían dos demócratas (los congresistas Adam Schiff y Katie Porter) en los últimos días ha crecido la posibilidad de que acabe siendo un duelo entre Schiff y el republicano Steve Garvey, un antiguo jugador de la liga profesional de béisbol.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias recientes

Selección del editor

No te pierdas ninguna noticia importante. Suscríbete a nuestro boletín.