Entrevista a Ariella Aïsha Azoulay: "Para existir, un Estado colonial como Israel practica la 'solución final' al problema de Palestina", por Ernesto Ekaizer

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram
Entrevista a Ariella Aïsha Azoulay: "Para existir, un Estado colonial como Israel practica la 'solución final' al problema de Palestina", por Ernesto Ekaizer

Ariella Aïsha Azoulay (Tel Aviv, 1962) es comisaria de exposiciones, cineasta, especialista en fotografía, escritora y profesora de Cultura Moderna y Medios de Comunicación en la Universidad de Brown, Providence, Rhode Island (EEUU), desde 2013, tras la decisión de la Universidad Bar-Ilan, situada en Ramat Gan, al este del Ayuntamiento de Tel Aviv, la capital israelí, de dar por finiquitado su contrato como resultado de sus pronunciamientos contra la ocupación de Palestina. Sostiene Azoulay que "el genocidio ya ha extinguido muchos aspectos de la vida palestina, por lo que debemos seguir gritando que se trata de genocidio y actuar para detenerlo”. Con todo, mantiene su esperanza: "Los derechos [de los palestinos] están latentes en los árboles, valles, platos, campos, semillas, objetos, estructuras, ruinas, normas y tradiciones que aún subsisten", apunta.

¿Nació usted en Israel y dejó el país en 2013 a los 51 años…?

Nací en la colonia sionista de Palestina. Antes de 1948 era común hablar de "judíos palestinos". Dado que ser "israelí" es denegar a los palestinos su derecho a retornar después de su expulsión y su derecho a existir en la actualidad, me definiría, pues, como judía palestina. Sucede que en el corazón de la identidad israelí encontramos la noción interiorizada de que los palestinos son enemigos de los judíos y no aquellos a quienes los sionistas desposeyeron.   

Ha escrito: "Hay una fetichización del término genocidio y se reserva para casos excepcionales en los que Occidente no es el perpetrador directo, como en los genocidios de Ruanda o Bosnia"

Ver el genocidio no es mirar fotografías, sin importar el número; se trata no dejarse cegar por el régimen genocida y reconocer que se está produciendo un genocidio, a pesar de todos los mecanismos puestos en marcha para hacer creer que no es así. Las fotografías son sólo una fuente de información entre una variedad de fuentes e instrumentos de conocimiento necesarias para la nominación y el reconocimiento de un cargo de genocidio. Después de todo, en el caso de Gaza, no hay discusión sobre los hechos en que consiste este genocidio: las matanzas, la destrucción, las décadas de crisis humanitaria, el hambre; el argumento sólo se refiere a su significado, causas y justificación. El significado y las causas no se encuentran en las imágenes. La obligación moral, por tanto, no es mirar imágenes sino más bien rechazar las narrativas proporcionadas por quienes perpetran el genocidio sobre los significados de las acciones de su violencia. La gente debe saber que Gaza es la prisión al aire libre más grande del mundo o si se prefiere un campo de concentración, y, como escribió el investigador palestino Salman Abu-Sitta, "bombardear a dos millones de personas en 360 kilómetros cuadrados por aire, tierra y mar es genocidio". Al crecer en la colonia sionista, escuché constantemente expresiones de intenciones genocidas hacia Gaza y sus habitantes. Tales expresiones precedían y seguían a numerosas campañas violentas para "eliminar Gaza", como se decía en la jerga común israelí.

¿Por qué Gaza con mayor intensidad que en otras partes de Palestina?

Con el reconocimiento del Estado de Israel por parte de la ONU en mayo de 1948, el nacimiento de los "israelíes" sirvió como prueba imperial de que ese territorio llamado Israel quedaba fuera de Palestina. Excepto que en la parte inferior occidental de este Estado se encontraba este territorio delimitado -la Franja de Gaza- que en realidad fue provocado en 1948 por el Estado israelí. La Franja de Gaza se convirtió así en un recordatorio constante de que no hay "Israel contra Palestina", como si existieran dos entidades separadas; más bien, había o bien un "Israel dentro de Palestina", por el que Israel era considerado el enemigo de Palestina desde dentro, o bien una "Palestina dentro de Israel", por la que Palestina era considerada el enemigo de Israel desde dentro. En 1948, Israel empujó a 200.000 palestinos, expulsados de otras partes de Palestina, a Gaza, donde se crearon ocho campos de refugiados, e impuso una frontera para olvidarse de ellos. Pero la existencia de este gueto palestino creado en 1948, así como el deseo de sus habitantes de regresar a sus hogares en Palestina e Israel, no desaparecieron a pesar de la erección de una frontera. Desde entonces, el Estado ha ejercido la violencia para conseguir aquello con lo que sueñan todos los proyectos coloniales.

Al escuchar la lectura de la orden del Tribunal Internacional de La Haya (TIJ), el pasado 26 de enero, en la que se describen con claridad las acciones del "posible genocidio" de los palestinos en Gaza, ¿se sorprendió?

He teorizado sobre la fetichización del término "genocidio" como un proceso iniciado por Occidente, es decir, por las potencias imperiales euroamericanas al final de la segunda guerra mundial, un "nuevo orden mundial". Esta fetichización se impuso a través de una doble excepcionalidad: en primer lugar, la excepcionalidad de los crímenes del régimen nazi, que permitió así a Europa absolverse de sus crímenes y actuar como salvadora y protectora de los judíos a partir de ese momento; y en segundo lugar, al mismo tiempo, la excepcionalidad del sufrimiento de los judíos, que proporcionó a los judíos sionistas luz verde para convertir la colonia sionista de Palestina en un Estado colonial de colonos a expensas de los palestinos. Esta doble excepcionalidad se ha aprovechado para justificar un doble conjunto de crímenes perpetrados tanto por Occidente como por Israel: el crimen de la organización de diversos judíos de todo el mundo en el proyecto sionista y el crimen de la Nakba [catástrofe en árabe para definir la limpieza étnica y expulsión de iniciada en 1947] que se sigue cometiendo contra los palestinos. 

Con otras palabras, este argumentario está en la orden del TIJ.

La poderosa e intransigente presentación de Sudáfrica de la acusación de genocidio contra el Estado de Israel ante el Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) de La Haya fue, por el contrario, una interrupción de este proceso de fetichización que ha durado décadas. En la exposición ante el TIJ no estamos hablando de una conferencia sobre un régimen genocida en un lugar académico, sino de un caso jurídico bien establecido, preparado por un brillante equipo de abogados que se negaron a rendirse a la poderosa maquinaria de propaganda del Estado de Israel y del grupo de países occidentales que apoyan el genocidio y participan en su camuflaje. El caso de Sudáfrica y la decisión de TIJ deben entenderse junto con las incesantes protestas y actos de desobediencia civil de millones de personas en todo el mundo que también se niegan a ser gaseadas por esta fetichización, que permitió a Israel, desde 1948 hasta hoy, dirigir impunemente su régimen genocida. 'Basta ya' es lo que se dice en todo el mundo, a pesar del empecinamiento de los Estados canallas que quieren hacer avanzar esta campaña genocida. Aunque instituciones como TIJ de Naciones Unidas, creadas por potencias imperiales, no fueron creadas para hacer justicia, a veces algunos de sus usuarios encuentran la manera de popularizar su lenguaje y alterar su sintaxis para que algo cercano a la justicia pueda expresarse en ellas y a través de ellas. Por algo "cercano a la justicia" me refiero a que las audiencias en el TIJ del 10 y 11 de enero de 2024 permiten articular una representación no imperial de la violencia. Hay algo cercano a la justicia en el hecho de que la narración de lo que está ocurriendo se está poniendo en orden y se está inscribiendo en una memoria compartida por muchos. Yo me temía que la decisión del tribunal no reflejara lo suficiente este relato. Sorpresa. Durante los más de treinta primeros minutos, los jueces enumeraron en la forma popular un discurso sobre derechos humanos, cómo las acciones de Israel -que, en nombre del Holocausto, había disfrutado de décadas de impunidad- equivalían a un posible genocidio. Si bien el tribunal desbarató la monopolización y fetichización de las reivindicaciones de genocidio por parte de Israel y Occidente, otro fetiche -es decir, el derecho de los Estados imperiales a defenderse o autodefenderse y adoptar sus acciones- lamentablemente no fue desbaratado. De ahí que el mismo tribunal se mostrara incapaz de ordenar a Israel que pusiera fin a su violencia genocida.

Mis padres emigraron, respectivamente, de Polonia a Argentina. Se casaron en Buenos Aires y, después, hicieron 'aliá' [inmigración] a Israel en diciembre de 1949, cuando yo tenia meses. Ariella, su padre llegó a Israel en 1949 desde Argelia. Mis padres hablaban yiddish y español entre ellos ya que la lengua polaca estaba prohibida en la familia. ¿Cuál ha sido su itinerario?

La destrucción de los diversos mundos judíos comenzó a finales del siglo XVIII y principios del XIX. Empezó como un proyecto europeo cristiano, que también incluía la invención del sionismo, es decir, la colonización de Palestina con y por los judíos. Tendemos a olvidar que el sionismo no se convirtió en un proyecto judío hasta finales del siglo XIX. Que usted no hable yiddish y que yo no hable ni árabe (por parte paterna) ni ladino (por parte materna) no es un accidente; despojar a la amplia diversidad de los judíos de sus lenguas nativas formaba parte de un proyecto imperial orquestado que preparaba a los judíos para encarnar la identidad nacional "israelí" fabricada y para reconocerse a sí mismos como destinados a participar en la colonización de Palestina. La urgencia de mantener este proyecto genocida -la colonización y destrucción de Palestina- se convirtió en la realidad común de los judíos israelíes; pasó a formar parte de sus historias y recuerdos compartidos, a expensas de sus historias y recuerdos más profundos de vivir como judíos diversos, que, entre otras cosas, hablaban otras lenguas en las que recordaban lo que Occidente les hizo. La identidad producida por el Estado de Israel está anclada en una negación del proyecto colonial en el que los "israelíes" son, de hecho, colonos. Esta oclusión es posible debido al hecho de que el proyecto colonial fue superado y sustituido por un Estado, que participó en la conformación de las identidades nacionales como armas ligeras contra diferentes grupos racializados. Así, a pesar de la expulsión de 750.000 palestinos (Nakba 1947/1948) no es sorprendente que el Estado de Israel fuera reconocido inmediatamente por las instituciones internacionales creadas por las potencias imperiales occidentales para legalizar crímenes como la partición de 1947. La colonización y la expulsión, todos ellos utilizados ampliamente como parte de la imposición de un "nuevo orden mundial". La negación patrocinada por el Estado del genocidio que se está perpetuando actualmente en Gaza no es una novedad, sino que comenzó en 1948, cuando en lugar de atender a las víctimas judías del Holocausto y a las víctimas palestinas de la Nakba, las potencias euroamericanas celebraron el triunfo del sionismo y el establecimiento de un Estado que destruía a dos pueblos: los palestinos y los judíos. Para existir, un Estado colonial de colonos como Israel debe proponer "soluciones últimas o finales" a los problemas que inventa. Así, el genocidio de los palestinos podría presentarse como la solución para una guerra existencial, cuyo objetivo podría presentarse como la "eliminación de Hamás"; y Hamás podría presentarse como enemigo omnipotente, escondido por todas partes en Gaza, que a su vez puede presentarse como una serie de objetivos que deben ser destruidos. 

La terrible masacre de civiles en la acción militar de Hamás el 7 de octubre de 2023 no ha logrado, empero, ocultar el rostro del genocidio.

Hay muchas cosas que decir sobre el 7 de octubre, pero elegiré sólo dos. En primer lugar, el 7 de octubre fue horroroso pero, por desgracia, no incomparable ni inaudito, desde luego no desde el punto de vista de los palestinos, que han sido objeto de asesinatos y secuestros en gran número y que han soportado la demolición de sus casas y barrios durante años desde 1948. A pesar de los esfuerzos de Israel por convertir el 7 de octubre en un emblema de violencia incomparable, desde el 7 de octubre Israel ha cometido 150 veces (días) más violencia contra los palestinos que la ejercida el 7 de octubre, y lo ha hecho de una forma espeluznante. Quienes tienen el poder de detener la financiación y la entrega de armas, quienes tienen el poder de detener este genocidio, celebran este horripilante espectáculo para el que plantaron las semillas convirtiendo a los judíos en mercenarios de Occidente en su lucha contra los árabes y el Islam. Desde el 7 de octubre, cada día más palestinos son víctimas de este genocidio, cuyas persistentes consecuencias permanecerán con ellos y sus descendientes durante generaciones, y más israelíes se convierten en autores de actos genocidas, cometiendo crímenes imborrables que permanecen con ellos y sus descendientes durante generaciones. En segundo lugar, la insistencia de muchos en las calles en que la violencia que Israel está perpetrando en respuesta al 7 de octubre es genocida, implica también un rechazo y una lucha contra la onto-epistemología global de la violencia (descontextualización). Basta recordar cómo el 11-S fue objeto de procesos de fetichización-cuasi-justificada a los que se parece la violencia ejercida el 7 de octubre, y desencadenó una campaña genocida de violencia contra Irak y Afganistán. Aunque por diferentes razones no tanta gente reconoció en su momento que la violencia contra Irak y Afganistán, en realidad, no se ejercía contra países sino contra pueblos, la lucha actual también debería entenderse como una lucha por solidificar una onto-epistemología colectiva anti-imperial de la vida en la tierra, como base para un imaginario de descolonización global contra esos poderes armados. Fíjese, el hecho de que las imágenes de violencia contra los israelíes el 7 de octubre se utilicen como arma, como prueba decisiva de la legitimidad de la respuesta de Israel, es en sí mismo un testimonio de este genocidio contra los palestinos.

Cuando piensa en el día después de esta situación en Gaza ¿qué imagen le viene?

El futuro de Gaza está en su pasado, en la recuperación de todas las formas de vida anteriores al Estado que el proyecto colonial eurosionista enterró pero que no han desaparecido. Los derechos de los palestinos están latentes en los árboles, valles, platos, campos, semillas, objetos, estructuras, ruinas, normas y tradiciones que aún subsisten. 

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias recientes

Selección del editor

No te pierdas ninguna noticia importante. Suscríbete a nuestro boletín.