Por qué los hipocondríacos mueren antes que aquellos que se preocupan menos por su salud

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram
Por qué los hipocondríacos mueren antes que aquellos que se preocupan menos por su salud

Las personas que se preocupan excesivamente por su salud tienden a morir antes que las que no lo hacen, según descubrió un estudio reciente realizado en Suecia.

Parece extraño que los hipocondríacos -que por definición se preocupan pero no tienen nada malo- disfruten de una esperanza de vida más corta que el resto de nosotros. Veamos por qué.

Primero, unas palabras sobre terminología. El término «hipocondríaco» se está tornando rápidamente peyorativo. Por ello, se anima a los médicos a utilizar el término trastorno de ansiedad por enfermedad. Entonces, para evitar irritar a nuestros lectores más sensibles, debemos usar este término.

Podemos definir este trastorno como una condición de salud mental caracterizada por una preocupación excesiva por la salud, por lo general con una creencia infundada de que sufren de una condición médica grave.

Esta última variante me parece bastante racional. Un hospital es un lugar peligroso y puedes morir en un lugar así.

El trastorno de ansiedad por enfermedad puede ser muy debilitante. Una persona con esta afección pasará mucho tiempo preocupándose y visitando clínicas y hospitales.

Es costoso para los sistemas de salud por el tiempo y los recursos de diagnóstico utilizados y es bastante estigmatizante.

Los profesionales de la salud que están muy ocupados preferirían dedicar tiempo a tratar a personas con “enfermedades reales” y, a menudo, pueden ser bastante despectivos. La gente también.

El estudio

Los investigadores suecos rastrearon a unas 42.000 personas (de las cuales 1.000 sufrían este trastorno) durante dos décadas. Durante ese período, las personas con el trastorno tuvieron un mayor riesgo de muerte.

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

Las personas ansiosas suelen beber más alcohol.

En promedio, los que se preocupaban morían cinco años más jóvenes que los que se preocupaban menos. Además, el riesgo de muerte aumentó por causas tanto naturales como no naturales. Tal vez, después de todo, las personas con el trastorno sí tenían algún problema.

Las personas con esta afección que mueren por causas naturales tuvieron una mayor mortalidad por causas cardiovasculares, respiratorias y desconocidas. Curiosamente, no tuvieron una mayor mortalidad por cáncer.

Esto parece extraño porque la ansiedad por el cáncer está muy extendida en esta población. La principal causa de muerte no natural en el grupo con el trastorno fue el suicidio, con un aumento de al menos cuatro veces mayor que aquellos que no lo padecían.

¿Cómo se explican estos curiosos hallazgos?

Se sabe que el trastorno de ansiedad por enfermedad tiene una fuerte asociación con los trastornos psiquiátricos. Dado que el riesgo de suicidio aumenta con las enfermedades psiquiátricas, este hallazgo parece bastante razonable.

Si añadimos el hecho de que las personas que lo sufren pueden sentirse estigmatizadas y desestimadas, se deduce que esto puede contribuir a la ansiedad y la depresión, lo que en última instancia conduce al suicidio en algunos casos.

Mujer con hipocondria

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

Las personas con este trastorno suelen ser estigmatizadas.

El mayor riesgo de muerte por causas naturales parece menos fácil de explicar.

Puede haber factores de estilo de vida. El consumo de alcohol, tabaco y drogas es más común en personas ansiosas y en aquellas con un trastorno psiquiátrico. Se sabe que estos vicios pueden limitar la longevidad y, por lo tanto, pueden contribuir al aumento de la mortalidad por el trastorno.

Se sabe también que la afección es más común en quienes han tenido un familiar con una enfermedad grave.

Dado que muchas enfermedades graves tienen un componente genético, puede haber buenas causas constitucionales para este aumento de la mortalidad: la esperanza de vida se acorta debido a genes «defectuosos».

¿Qué podemos aprender?

Los médicos deben estar alerta a los problemas de salud subyacentes de los pacientes y escuchar con mayor atención.

Cuando despreciamos a nuestros pacientes, a menudo podemos quedar gravemente sorprendidos. Es muy posible que las personas con trastorno por ansiedad por enfermedad tengan una condición subyacente oculta: una conclusión impopular, lo acepto.

Quizás podamos ilustrar este punto con el caso del novelista francés Marcel Proust. Sus biógrafos suelen describir a Proust como hipocondríaco, pero murió en 1922 a la edad de 51 años, en una época en la que la esperanza de vida de un francés era de 63 años.

Marcel Proust

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

Los biógrafos describen a Proust como hipocondríaco.

A lo largo de su vida, se quejó de numerosos síntomas gastrointestinales, como saciedad, hinchazón y vómitos, pero sus médicos no pudieron encontrar nada malo. De hecho, lo que describió es consistente con la gastroparesia.

Esta es una afección en la que la motilidad del estómago se reduce y se vacía más lentamente de lo que debería, lo que provoca que se llene en exceso. Esto puede provocar vómitos y, con ello, existe el riesgo de inhalar el vómito, lo que provoca neumonía por aspiración y se sabe que Proust murió por complicaciones de una neumonía.

Finalmente, una advertencia: escribir sobre este trastorno puede ser bastante arriesgado. El dramaturgo francés Molière escribió “Le Malade Imaginaire” (El enfermo imaginario), una obra sobre un hipocondríaco llamado Argan que intenta que su hija se case con un médico para reducir sus facturas médicas.

En cuanto a Molière, murió en la cuarta representación de su obra. Búrlate si quieres de los hipocondríacos, pero bajo tu propio riesgo.

*

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias recientes

Selección del editor

No te pierdas ninguna noticia importante. Suscríbete a nuestro boletín.