Neurooncólogo sugiere no ignorar síntomas neurológicos prolongados

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram
Neurooncólogo sugiere no ignorar los síntomas neurológicos prolongados

Santo Domingo.- En vísperas del Día Mundial del Tumor Cerebral, un experto de la Clínica Cleveland insta a los pacientes a no ignorar los síntomas neurológicos prolongados o inexplicables, ya que pueden deberse a un tumor cerebral benigno o, con mucha menos frecuencia, a uno canceroso. en cuyo caso el diagnóstico y tratamiento tempranos pueden mejorar significativamente los resultados.

"La gran mayoría de los tumores cerebrales son benignos, pero los síntomas de los tumores benignos y cancerosos pueden ser exactamente los mismos", dice. el neurooncólogo Mark Malkin. "Esto se debe a que los síntomas son causados ​​por la presión que el tumor ejerce sobre el cerebro, así como por la ubicación del tumor y la parte del cuerpo controlada por esa parte del cerebro".

Los síntomas causados ​​por la presión pueden incluir cambios en el pensamiento, el estado de ánimo, el equilibrio, la visión, vómitos espontáneos o dolores de cabeza repentinos, dice el especialista. Los síntomas localizados ocurren, por ejemplo, cuando un tumor del lóbulo frontal causa dificultades en las áreas que controla, como la atención, la concentración y la multitarea. Del mismo modo, un tumor en el cerebelo puede provocar dificultades de equilibrio, destreza o coordinación, entre otras.

"Cuando un paciente presenta síntomas neurológicos, los neurólogos generalmente analizan tres factores principales para determinar los próximos pasos", dice el Dr. Malkin. “Primero consideran si hay una lesión o si los síntomas del paciente no están relacionados con el sistema nervioso. Luego, si hay una lesión, necesitan saber dónde está, lo que puede determinarse mediante un examen neurológico y exploraciones como una tomografía computarizada o una resonancia magnética. Finalmente, querrá saber qué tipo de lesión es, lo cual se determina a partir de la exploración realizada, así como revisando la historia y los síntomas del paciente, descartando otras lesiones como un absceso por infección o un coágulo. optimista."

Tipos de tumores

Hay más de 100 tipos de tumores cerebrales, pero para simplificar, se identifican tres tipos principales: tumores primarios benignos, tumores primarios malignos y tumores metastásicos, que ocurren cuando las células cancerosas de otros órganos se diseminan al cerebro a través de la sangre.

Los tumores cerebrales metastásicos son los más comunes de todos los tumores cerebrales, dice el Dr. Malkin. De estos, la mayoría proviene de cánceres muy prevalentes, como el cáncer de pulmón y de mama, o de cánceres más predispuestos a extenderse al cerebro, como los melanomas.

De los tumores cerebrales primarios benignos, los más frecuentes son los meningiomas, aunque el neurooncólogo señala que, técnicamente, estos se dan en las meninges -las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal- y no en el propio cerebro. De estos meningiomas, alrededor del 85% son de crecimiento lento y generalmente benignos, agrega. Por lo general, se detectan de manera incidental, por ejemplo, durante un examen después de una lesión o accidente. Si los meningiomas no causan ningún síntoma, por lo general solo se controlan mediante resonancias magnéticas en lugar de tratarse, dice el Dr. Malkin.

De los tumores cerebrales malignos primarios, los más comunes son los glioblastomas, que crecen muy rápido, por lo que cuanto antes se traten, mejor.

Tratamientos y novedades

Si algún tipo de tumor está causando síntomas debido a la presión o su ubicación, el primer paso en el tratamiento será extirpar quirúrgicamente la mayor cantidad posible de forma segura. El tejido extraído se enviará a un laboratorio de patología para determinar si es maligno o benigno, primario o metastásico.

Si se determina que los tumores son malignos, los pacientes serán tratados con una combinación de radioterapia y quimioterapia, la última generalmente administrada como inyecciones intravenosas o píldoras. Para los tumores metastásicos, la radioterapia puede adoptar la forma de radiocirugía estereotáctica, que no es cirugía, sino una forma muy precisa de tratar un tumor con radioterapia para minimizar la exposición a la radiación en el cerebro normal circundante.

El Dr. Malkin agrega que también se están desarrollando tratamientos nuevos y más personalizados. “Muchos científicos están trabajando para identificar las mutaciones que causan el crecimiento del tumor para que se puedan desarrollar medicamentos que se dirijan a esas mutaciones específicas. Los glioblastomas de dos pacientes pueden verse iguales bajo el microscopio, pero estar causados ​​por mutaciones diferentes, por lo que, en última instancia, el tratamiento posoperatorio podría ser diferente para cada uno".

Además, hay esperanza en el horizonte de una vacuna contra el glioblastoma, que sería especialmente beneficiosa para los pacientes con riesgo de tumores cerebrales recurrentes, dice el especialista. Cleveland Clinic participa en los ensayos clínicos en curso de la vacuna SurVaxM, y los primeros resultados de la Fase 2 parecen prometedores. El Dr. Malkin explica que la vacuna ataca e inactiva una proteína llamada survivina, que se encuentra en la superficie del 80 % de las células de glioblastoma y es necesaria para que las células se multipliquen.

“Dados estos importantes avances en este campo, y teniendo en cuenta que menos del 1% de los tumores cerebrales son cancerosos, los pacientes no deben tener demasiado miedo de señalar cualquier síntoma inusual a sus médicos para que puedan ser evaluados lo antes posible”, concluye. el neurooncólogo.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias recientes

Selección del editor

No te pierdas ninguna noticia importante. Suscríbete a nuestro boletín.