Estrategias para el comportamiento agresivo de una persona

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram
Estrategias para el comportamiento agresivo de una persona

Las víctimas de actos violentos pueden experimentar serios problemas de salud mental, como estrés postraumático, depresión y ansiedad, por lo que se recomienda asistir a terapia si ha vivido un evento de esta naturaleza.

Lytza Álvarez, psicóloga de los Centros de Diagnóstico y Medicina Avanzada y Conferencias Médicas y Telemedicina (Cedimat), afirma que debido a la alta incidencia de violencia en el país, saber qué hacer ante una situación de esta naturaleza es de suma importancia .

La profesional explica que “se entiende que la violencia suele estar impulsada por emociones que no son agradables, como la ira o el miedo, por ejemplo, una persona puede volverse agresiva porque está enfadada con otra o porque tiene miedo de ser herida.

Debe evitarse el lenguaje corporal defensivo.

Sin embargo, las emociones placenteras también juegan un papel muy importante en el comportamiento agresivo, ya que para muchas personas la agresión puede sentirse bien, causar placer, ya que trae consigo sentimientos de poder y dominación.

señales
La experta cita algunos signos que pueden indicar que una persona está a punto de volverse agresiva, por ejemplo: un cambio repentino en el lenguaje corporal o en el tono de voz, ver a la persona inquieta o haciendo demasiados gestos, comportamientos disruptivos como gritar, interrumpir repetidamente, negarse a seguir instrucciones, cerrar los puños o apretar la mandíbula.

La psicóloga afirma que ante cualquiera de estas manifestaciones se debe buscar una salida a la situación lo antes posible, siguiendo los puntos clave que se enumeran a continuación: Trate de evitar cualquier contacto físico a menos que sea absolutamente necesario, ya que esto puede causar provocación.

Comunicarse de forma asertiva, así es más probable que la persona se sienta respetada y que la situación no se convierta en agresión.

Estrategias
Manténgase objetivo, Álvarez dice que es importante mantener la calma y no tomar la situación como algo personal. Si es posible, trate de despersonalizar el problema también para la otra persona.

Esto le ayudará a entender que estás frustrado con la situación y no con la persona. Trate de no reaccionar ante los insultos de la otra parte, recomienda la especialista al tratar el tema, luego de un aumento notable de noticias de violencia.

lenguaje no verbal
También mantener la comunicación no verbal. El lenguaje no verbal es muy importante en estas interacciones, acciones como mantener los brazos abiertos, mirar a la persona de enfrente y hacer un contacto visual respetuoso ayudan.

Evite el lenguaje corporal defensivo, como los brazos cruzados o los puños cerrados, que podrían interpretarse como hostiles. La psicóloga añade que hay que escuchar activamente, “una de las razones por las que alguien puede volverse agresivo es si siente que no está siendo escuchado o tomado en serio.

Permitir que el otro hable y escuchar lo que tiene que decir a menudo ayuda a calmarlo; en muchos casos, la gente simplemente necesita descargar su frustración”, dice Álvarez.

Compresión
También es importante demostrar que comprende a la otra parte. No se trata solo de escuchar, se trata de mostrarle a la otra persona que estás escuchando y entendiendo lo que dice.

Empatía
“Puedes hacerlo asintiendo apropiadamente o tomando notas. Al escuchar, trate de mantener la empatía, haga preguntas constructivas o busque aclaraciones. Tranquilice a esa persona haciéndole saber que usted está tratando de ayudar”, dice la especialista.

Acción

-Estar en control
Cuando alguien se vuelve agresivo, es probable que sienta una falta de control sobre la situación. Si es posible, ofrecer soluciones y permitir que el delincuente elija lo ayudará a recuperar la sensación de control. Estas acciones ayudarán a tener una mejor gestión del escenario.

Recomendación

Es importante recordar que el objetivo es mantenerse a salvo. A veces, por muy bien que se lleven a cabo las recomendaciones, es posible que no funcione manejar el comportamiento agresivo y abusivo, ya que la persona agresiva muchas veces no mide las consecuencias. Sin embargo, estar preparado es crucial para salir de esa situación de manera segura y segura.

Lo más importante a tener en cuenta es protegerse siempre, eso significa crear una barrera física entre usted y el agresor, obtener el apoyo de otra persona o abandonar la situación por completo.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierdas ninguna noticia importante. Suscríbete a nuestro boletín.