La guerra de Ucrania deja a España al límite de la munición que puede donar

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram
La guerra de Ucrania deja a España al límite de la munición que puede donar

Después, el 28 de abril, el Isabel A-06 llevó a un puerto polaco el mayor envío de material bélico español para Ucrania, el Embajador de Ucrania en Madrid, Serhii PohoreltsevNo mostró ningún entusiasmo particular. Todo el polvorín que transportaba el mayor buque de proyección logística de la Armada, 200 toneladas de municiones además de vehículos livianos y pesados, apenas alcanzaba para dos horas de combate, dijo entonces a EL PERIÓDICO.

Y no es que quisiera ser un desagradecido, era solo para explicar la magnitud de la necesidad de armas que tiene su país en una guerra que iba a ser relámpago y se ha convertido usar conflicto.

El esfuerzo bélico de Ucrania está agotando los arsenales europeos. También los rusos. Y, por supuesto, los españoles "partiendo de una gran descapitalización tras 15 años sin presupuestos favorables para la Defensa", lamenta un alto mando de las Fuerzas Armadas consultado por este diario.

España se unió al club de donantes militares para Ucrania después de años de ejercicios de bloqueo presupuestario encadenados desde la crisis de la burbuja. Los arsenales estaban ya mal abastecido antes del 24 de febrero de 2022. “Ahora están al límite de tocar el stock de seguridad”, explica la misma fuente.

Material extra

La Defensa envió al frente en las primeras fases las balas de ametralladora (700.000) y los proyectiles de tanques y artillería que estaban más cerca de su fecha de caducidad. Luego, municiones muy potentes de 105 y 155 milímetros para autopropulsados ​​en pleno uso, algunos con cinco años aún por recorrer. Y estos proyectiles son ahora los más escasos en la panoplia del Ejército.

mapa

Pero la necesidad apremia de nuevo en el frente. Un par de grupos de artillería dedicados a crear cortinas de fuego (la táctica del siglo pasado que están usando ambos contendientes) gastan en un solo día la carga de munición que cabe en un convoy de camiones de tres kilómetros de largo, según explicó un general de artillería.

Mientras la guerra devora municiones y la escasez es una dolencia común de los ejércitos europeos adormecidos por la paz, la Comisión Europea está instando a las fábricas a aumentar la producción.

La línea roja a la que se acercan las donaciones es el material defensivo no donable, el "necesario para nuestra seguridad", dijo este miércoles el Ministra de Defensa, Margarita Roblesal explicar por qué España no entregará sus coches más modernos, el Leopard 2E A6, a Ucrania.

Los 41 donantes de armas a Ucrania hacen lo mismo. Kiev ha contenido la invasión rusa con donaciones sin que, hasta el momento, ninguno de los países donantes haya tenido que comprometer su stock de seguridad. todos los paises están donando material que los militares llaman 'excedente'es decir, el que ha sido dado de baja, o almacenado como reserva o para la venta, o a punto de ser desguazado por obsolescencia o por tener un reemplazo más avanzado.

“Ser excedente no significa necesariamente que haya perdido capacidad de combate”, advierte otro alto mando, este conocedor directo de una aportación española que Defensa sigue cubriendo con un velo de “discreción para que no se entere quien masacra Ucrania”. como ha dicho Robles.

Este es el caso de los seis coches Leopard 2 A4 que se desprenderán de España. Y de los 20 vehículos blindados TOA que zarparon de Bilbao rumbo al frente el pasado 6 de febrero. El transporte blindado de orugas será sustituido próximamente en el Ejército por los modernos VAC (Combat Accompany Vehicles). Y los misiles Hawk y Aspide que ha entregado España no tienen la potencia y alcance de los nasams baterías por lo que apuesta Defensa.

Del mismo modo, los cien vehículos blindados Mastiff donados por Reino Unido, potentes vehículos pesados ​​de combate que aguantan las minas, pueden transportar un pelotón de 10 soldados y su equipamiento y llevar un arma encima… fueron retirados en Irak, donde prestado su último servicio.

el donante 18

“Estamos dando lo que podemos, lo que nos corresponde por peso y capacidad”, resume una de las fuentes militares consultadas al comentar la aportación española.

En este año de guerra, España ha hecho 54 envíos de material de guerra. De ellos, 42 por aire a una base en Polonia desde la que se abastece a Ucrania. Ha habido 1.370 lanzacohetes portátiles C90 (de los antiguos), 700.000 balas de ametralladora, un batería de aspides tierra-aire, seis lanzaderas de misiles halcón de defensa antiaérea (el sistema tiene 40 años y la cantidad de misiles se mantiene en secreto), cinco sistemas de defensa naval (la clase se mantiene en secreto), 20 vehículos TOA, 10 vehículos livianos, otros diez camiones para ingenieros, cuatro ambulancias livianas, una ambulancia pesada, 39 generadores de electricidad, 2,000 toneladas de combustible diesel, 5.000 cascos de kevlar1.784 chalecos antifragmentos, 1.300 batas, 17.500 chaquetas, la mayoría de invierno…

Esta es la lista de productos cuyo importe ha sido difundido por Defensa. Se desconoce el número exacto de otros lotes, los de metralletas, munición de 105 mm, Munición de 155 mm para artillería105/14 obuses autopropulsados ​​y misiles Mistral.

Estos 54 envíos convierte a España en el 18º donante de la lista de 41 suministro de armas a Ucrania. Pero la clasificación puede ser injusta. Estados Unidos es el principal donante (ya ha 40.000 millones de dólares gastados, contra 15.000 la UE planea gastar) pero no en proporción a su verdadera capacidad para desplegar armas.

“Sus reservas de material son tan enormes que se permite el lujo de tenerlo repartido por el mundo”, explica una de las fuentes militares que ha hablado con este periódico. Si hay una acción fuera de sus fronteras, a los marinos les basta subirse a su avion con su rifle y su mochila; todo lo demás estará, seguro, en una nave cerca de su punto de proyección. Un ejemplo de esto lo dio Carguero JP Bobo al encallar en aguas de Cádiz el 6 de noviembre de 1997. La base de Rota recibió la carga evacuada para reflotarla: más de 1.000 vehículos, 30 coches y todo tipo de equipamiento para apoyar el despliegue de una importante unidad de infantería de marina.

Si en lugar de 20 baterías Himars, de las más de 200 que tiene, Estados Unidos hubiera donado 60… "Pero se trata de graduar las ayudas, y tener mucho cuidado de no provocar escaladas", explica esta fuente. De toda Europa, los donantes que menos han puesto en el tablero ucraniano respecto a su potencial han sido Bélgica y Grecia, coinciden todos los consultados.

fase a fase

España ha ayudado a Ucrania en cinco áreas. a parte de militarél político-diplomático (influyendo en América Latina a favor de condenar la invasión), el humanitario (168.000 refugiados ucranianos acogidos), el de inteligencia (el centro de satélites SatCen en Torrejón es clave) y el financiero y reconstrucciónque ya se está explorando.

Por supuesto, también hay ayuda en las misiones de la OTAN: la policía aérea en el Báltico, Bulgaria y Rumanía, el despliegue naval disuasorio en el Mar Negro y el envío de unidades blindadas -modernos Leopards y cañones autopropulsados- a Letonia, para ese destacamento que quería visitar Alberto Núñez-Feijóo.

Las contribuciones españolas se han graduado gradualmente. Empezaron como material puramente defensivocascos, guantes, rodilleras, anteojos, chalecos antifragmentos, material hemostático de emergencia, el que utiliza un soldado para evitar heridas de metralla o estabilizar uno que no las ha evitado.

Los cargamentos, en el mismo mes de febrero, se convirtieron luego en armas ligeras. entraron allí miles de amelis. Así llaman a las ametralladoras ligeras en el Ejército que tenían guardados desde los años 80 (excepto Infantería de Marina) porque tienen un defecto: no aguantan el fuego sostenido durante días.

"En donaciones de armas todos los países Hemos estado reaccionando a la escalada que estaba haciendo Rusia", explica el primer oficial superior. En otras palabras: primero material no letal; luego armas puramente defensivas; luego armas ofensivas; también el entrenamiento de más de 800 soldados ucranianos… y en el futuro, quizás combatientes.

Otra fuente explica la reacción gradual: “La guerra tuvo una primera fase con una oleada de tanques… y se enviaron los antitanques C90. Luego vino la necesidad de artillería, y se envió munición, a pesar de que nos faltan reservas”. suficiente para ser muy generoso.Cuando se hicieron bombardeos indiscriminados de ciudades, se enviaron misiles antiaéreos. Ahora, en la fase de un nuevo impulso ruso, es hora de enviar los leopardos".

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias recientes

Selección del editor

No te pierdas ninguna noticia importante. Suscríbete a nuestro boletín.